Esperanza Pascual

Esperanza Pascual
Esperanza Pascual

Esperanza Pascual

Biografía

Nací en Valencia hace 62 años y soy mujer, madre y abuela.

A lo largo de mi vida profesional he trabajado en la Sanidad Pública y en programas de Rehabilitación Psicosocial durante más de 30 años . Durante gran parte de mi vida laboral he sido representante sindical de CC.OO y miembra de Comité de empresa. He sido investigadora del grupo de Trabajo e Investigación sobre Antropología, Género y sexualidad y del Seminario de Estudios de Género de la UMH.

Toda la vida he sido militante feminista y de partidos de izquierdas, estando vinculada a movimientos sociales. Hasta el 15M, donde, como otras muchas personas pensamos que era el momento de devolver la voz a la ciudadanía. Durante un tiempo pertenecí a las Yay@flautas y desde la fundación de Podemos como partido político, pensé que ese era el lugar donde quería estar y desde el que quería seguir luchando. Desde su creación participo en el Circulo de Podemos de Extramurs.

Soy Diplomada en Enfermería, con formación en Psicoanálisis, Licenciada en Antropología, Técnica Superior en Diseño, actualmente cursando último curso de Grado de Diseño y TFM del Máster de Producción Artística.

Motivaciones

Creo firmemente que el cambio en este país debe empezar por las ciudades, que es donde vivimos.

Creo en un Podemos feminista y en el ejemplo de los Ayuntamientos del cambio, donde las mujeres de Podemos, demuestran día a día que una ciudad más acogedora, más justa y que cuida de sus ciudadanos y ciudadanas es posible.

Creo que Podemos es la herramienta capaz de cambiar nuestras ciudades, y construir un futuro que no deje a nadie atrás. Valencia, como todas las ciudades, se construye con gente que ha nacido aquí y con la gente que viene de muchos sitios. Por eso hay que hacer de esta ciudad un lugar acogedor en el que quepamos todas.

Creo que nuestros barrios deben ser un lugar donde poder vivir, no con el que especular. Por eso hay que combatir la turistificación y la gentrificación, frenando la proliferación de alquileres turísticos y garantizando los alquileres .

Nuestros barrios deben ser también lugares de encuentro, donde todas podamos pasear con nuestros hijos hijas. Hay que crear una ciudad más saludable, con una movilidad accesible para todas las edades, potenciando el transporte público y la movilidad sostenible.

Es hora de trabajar por un proyecto de ciudad fuerte construido por y para la mayoría social que sea además transversal, integrador y feminista. Un Podemos que mire hacia afuera y no se desangre mirando hacia dentro. Un Podemos integrador donde quepamos todas colaborando en lo que cada uno sabe hacer mejor.